Periplo Iniciático

El proceso de despertar de la conciencia tiene varias etapas, que son explicadas por todas las corrientes tradicionales de Oriente y Occidente utilizando diversas nomenclaturas. En todos los casos este proceso gradual se suele representar con un Sendero, que va desde la oscuridad a la luz, del sueño a la vigilia, de la ignorancia a la sabiduría.

Si observamos con detenimiento, tanto la caverna platónica como el árbol sefirótico de la Kabbalah, el Tarot, el viaje del héroe y otros esquemas reproducen este noble tránsito.

En esta senda existen varios “hitos” o “cumbres”, siendo las principales:

a) Llamada o “darse cuenta” de que vivimos una vida profana (etimológicamente “fuera del templo”).

b) Metanoia o “muerte mística”, el cruce del umbral, el comienzo del camino, considerada en ocasiones como una “iniciación virtual”.

c) Ascesis o Entrenamiento, el proceso de purificación de nuestros vehículos (físico, vital, emocional, mental).

d) Iniciación o Iluminación, despertar de la conciencia o apertura del “ojo del corazón”.

e) Reintegración con la Fuente, un supra-estado que los orientales llaman “Nirvana”.

Este periplo es el núcleo de los estudios de nuestra Escuela y todas nuestras lecciones y ejercicios pretenden impulsar al estudiante a que recorra esta noble senda conscientemente e integrando los opuestos.

Nuestra peregrinación hacia la Fuente la solemos representar con el siguiente esquema:

viaje copy

Un comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *