Archivos del mes: Agosto 2015

May It Be

«May It Be» (‘podría ser’) es una canción de la cantante irlandesa Enya, interpretada para los créditos de cierre de la película “El Señor de los Anillos: la Comunidad del Anillo”.

Letra de la canción

Ojalá una estrella vespertina
pose su luz sobre ti.
Ojalá cuando la oscuridad caiga,
tu corazón te sea fiel.
Sigues un sendero solitario,
¡cuán lejos estás de tu hogar!

Mornie utúlië (La noche ha llegado)
Ten fe y hallarás el camino.
Mornie alantië (La noche ha caído)
Ahora una promesa vive en ti.

Ojalá la llamada de las sombras
se aleje.
Ojalá tu viaje continúe
hasta que luzca el día.
Cuando superes la noche,
ojalá despiertes y veas el sol.

Mornie utúlië (La noche ha llegado)
Ten fe y hallarás el camino.
Mornie alantië (La noche ha caído)
Ahora una promesa vive en ti.

Ahora una promesa vive en ti.

Ramana Maharshi (1879-1950)

Uno de los instructores más importantes del siglo pasado, un referente para nuestra Escuela, fue el Maestro vedantino Ramana Maharshi.

El corazón de sus enseñanzas es la práctica del Atma-Vichara, la auto-indagación, que se resume en una sola pregunta que debe considerarse LA pregunta: “¿Quién soy?”

En el años 1938 fue visitado por Rajendra Prasad (más tarde presidente de India), quién declaró que había ido junto a Ramana por consejo del propio Mahatma Gandhi, que le había dicho literalmente: «Si quieres tener paz, ve al Ashram de Ramana y permanece unos días en presencia de Sri Ramana Maharshi. No hace falta que hables ni que le hagas preguntas».

 

Libro recomendado: “Conversaciones con Ramana Maharshi” (3 tomos). Descarga

 

RamanaMaha4

 

Citas de Ramana Maharshi

* No medites, sé. No pienses que eres, sé. No pienses en el ser, tú eres.

* La liberación consiste en de deshacerse de la falsa ilusión de que no estamos liberados.

* No hay que renunciar a la vida cotidiana; se puede meditar y seguir cumpliendo las obligaciones mundanas, así fluirá la Energía incluso cuando estés absorto en el trabajo, pues en el mismo espíritu que meditas así manifestarás tus actividades. De este modo, tu actitud hacia las personas, los objetos y los acontecimientos cambiará gradualmente. Tus acciones se acompasarán a tus meditaciones. A lo que hay que renunciar totalmente es al egoísmo que nos liga al mundo; renunciar al falso ego es la auténtica renunciación.

* El iluminado que se ha convertido en uno con la consciencia suprema inmutable, como un río que se ha convertido en uno con el mar, no tiene que volver a nacer en un cuerpo.

* El yo es como una perla. Para saber lo que es hemos de bucear en el más profundo silencio, cada vez más adentro hasta que se alcance.

* La entrega a Dios nunca será completa, mientras el devoto le pida esto o aquello al Señor.

 

Próximo libro del Programa OPI

Próximamente aparecerá el tercer volumen de la Enciclopedia de la Sabiduría Antigua titulado “La Rueda de Samsara”, cuya portada ya ha sido dibujada por el Frater Jimmy Medrano de Perú (ver abajo). En ella aparecen varios de los símbolos fundamentales de nuestra Escuela: el laberinto de Chartres, las cuatro etapas de la Gran Obra con sus colores (negro, blanco, amarillo, rojo), las aves características (cuervo, paloma, águila, pelícano), la rosacruz, etc.

 

logo

¿Qué es la Paz Profunda?

“Pax profunda omnibus hominibus bonae voluntatis”, es decir “Paz profunda a todos los hombres de buena voluntad” es un saludo tradicional de las Escuelas Esotéricas de Occidente, especialmente de la Rosacruz, generalmente resumido en dos palabras: “¡Paz Profunda!”

Su origen puede hallarse en Lucas 2:14 donde se dice: “¡Gloria a Dios en las alturas, y en la tierra paz para con los hombres de buena voluntad!” (“Gloria in altissimis Deo et in terra pax in hominibus bonae voluntatis”). No obstante, la Paz de los Iniciados es una “Paz Profunda”, la misma a la que se refiere Filipenses 4:7: “Y la paz de Dios, que sobrepasa todo entendimiento, guardará vuestros corazones y vuestros entendimientos en el Cristo Jesús”.

Verdaderamente, la Paz de Dios o Paz Profunda está por encima de toda comprensión porque no es una Paz externa que esté supeditada a eventos que procedan del mundo profano y a estímulos provenientes de “afuera” sino que es una Paz interna, vinculada a procesos espirituales.

De acuerdo a los místicos, hay tres etapas medulares en el Sendero: la vía purgativa, iluminativa y unitiva, relacionadas a las “tres edades” de la vida espiritual: la de los incipientes, la de los proficientes y la de los perfectos. En la terminología que usamos en nuestra Escuela de Filosofía Iniciática vinculamos estas tres etapas con la Ascesis, la Iniciación y la Reintegración, y a las “tres edades” con los grados de adelanto: probacionistas (o discípulos en probación), discípulos y Adeptos. De acuerdo a Clemente de Alejandría, en la primera etapa predomina el Temor de Dios, en la segunda la Fe y la Esperanza, y en la tercera el Amor y la Sabiduría.

Estas tres etapas están directamente relacionadas con la “Paz Profunda” que no es otra cosa que un estado de conciencia superior ligado a un “hito” del Gran Sendero, recorrido en paralelo por los místicos y los iniciados.

Para los discípulos, la Paz Profunda es la Iniciación o Iluminación, el despertar del ojo interior, que los musulmanes llaman as-sakînah, el Zen Satori, los hindúes Samadhi, los budistas Bodhi, etc. Para los Adeptos –mientras tanto– la Paz Profunda significa un supra-estado de conciencia: la Reintegración o Unión con la Fuente Primordial, que es también Moksha, Paranirvana o Mukti. (1)

En otras palabras, cuando saludamos a alguien augurándole “Paz Profunda” estamos haciendo votos para que, en vinculación con su propio estado de conciencia, pueda avanzar en el sendero de desarrollo consciencial y alcance la paz de Dios, aquella que –en palabras de San Pablo– “está por encima del entendimiento”.

Ciertamente, la paz de los iniciados es una paz PROFUNDA que proviene del corazón y no es la misma paz SUPERFICIAL que buscan los profanos. De acuerdo con Krishnamurti: “La guerra es una mera expresión externa de nuestro estado interno, una amplificación de nuestra actividad diaria. Es más espectacular, más sangrienta, más destructiva, pero es el resultado colectivo de nuestras actividades individuales. (…) Ningún dirigente, ni gobierno, ni ejército, ni patria, va a darnos la paz. Lo que traerá la paz es la transformación interna que conducirá a la acción externa. La transformación interna no es aislamiento; no consiste en retirarse de la acción externa. Por el contrario, sólo puede haber acción verdadera cuando hay verdadero pensar; y no hay pensar verdadero cuando no hay el conocimiento propio. Si no os conocéis a vosotros mismos, no hay paz. Para poner fin a la guerra externa, debéis empezar por poner fin a la guerra en vosotros mismos”. (2)

 

tresetapas

 

“Antes de orar debes de comprender que detrás de todos tus deseos de objetos o de situaciones del mundo, sólo hay un deseo: la Paz Profunda. Y ese deseo último que tanto anhelas y que proyectas en los objetos y situaciones del mundo sólo lo puedes obtener en la interioridad” (Ermitaño anónimo en “Pequeño tratado de oración contemplativa”)

 

Notas del texto

(1) El hito de la “Iniciación” está marcado con el número “1” en el esquema adjunto (Paz del Alma) y el de la Reintegración con el número “2” (Paz del Espíritu)
(2) Krishnamurti: “La libertad primera y última”

 

Originalmente publicado en la revista “Axis Mundi” Nro. 21 de enero de 2015